¿Es el beso universal?

Niña, Madre, Hija, Mamá, Personas, Familia, Mujeres
Besar es una de las mejores maneras de compartir sentimientos entre dos seres. Es un acto incomparable a cualquier otra forma de expresión de cariño. El beso tiene su lenguaje propio que nos brinda la oportunidad de expresar nuestros sentimientos más profundos. Es algo sensual, supremo, que envía señales directamente a la región límbica de nuestro cerebro donde se originan sentimientos como la pasión, el amor y la lujuria. Besar nos transmite el olor, el sabor, la calidez y el tacto de la otra persona
Señala el doctor Vaughn M. Bryant, del Departamento de Antropología de la Universidad de Texas.

Todas las personas sabemos qué es un beso pero, ¿estás segura de que esta afirmación es universal? Si bien el otro día discutíamos aquí sobre si los cereales con leche son sopa, hoy nos centraremos en dar respuesta a la pregunta: ¿es el beso universal?

Según la Real Academia de la Lengua Española BESAR, entre otras acepciones, significa lo siguiente:

Besar (Del lat. Basiāre)

  1. 1.tr. Tocar u oprimir con un movimiento de labios a alguien o algo como expresión de amor, deseo o reverencia, o como saludo.
  2. tr. Hacer el ademán de besar a alguien o algo, sin llegar a tocarlos con los labios.

Numerosos filósofos y escritores han dedicado gran parte de sus reflexiones al tacto, y a la piel. Para la acción de besar es necesario el sentido del tacto, que se entremezcla con otros sentidos, gusto, olfato, oído y vista, aunque en la mayoría de los besos pasionales la vista queda relegada al cerrar los ojos. Es precisamente el tacto el que más importancia cobra al besar y sentir con nuestros labios a la persona deseada.

A finales del siglo XVI Francesco Patrizi escribió la única obra de filosofía exclusivamente dedicada al beso, Delfino o del beso (1577) con un meticuloso análisis de la sensación de placer que produce el beso erótico. Pero sólo estaba interesado por el beso heterosexual, el beso de Paolo y Francesca, de Lancelot y Ginebra, de Romeo y Julieta.

Es necesario diferenciar este último beso, el erótico, pues en él interviene un diálogo entre lenguas, aunque no existan las palabras.

Para el resto de los besos, también con el tacto como protagonista, que discurren de una manera más casual y fraternal no tendremos en cuenta el deseo. El beso ha sido el saludo habitual en diversas épocas y culturas, incluso sin utilizar los labios, como es el caso de “el beso de nariz o esquimal” o la unión de frentes.

¿El beso es biológico o cultural? Como dice Vaughn M. Bryant “besar no es un fenómeno cultural universal”

Ya en el año 2600 a.e gustaba mostrar besos como se puede observar en la ilustración de la pintura Los manicuros del faraón Nyuserra en la mastaba de la necrópolis de Saqqara.

L'ARMARI OBERT: LOS MANICUROS DEL FARAON: UNIDOS EN LA VIDA Y EN LA MUERTE
Ilustración I. Los manicuros del Faraón 2600 a.e

En cada libro, ensayo, clase o conferencia sobre Antropología que he podido disfrutar, siempre se nos ha dejado claro que la cultura no es algo que se adquiera o pueda comprar, la cultura nace desde y hacia nosotras, la cultura no se posee, ya que todas las humanas somos agentes de cultura, por lo tanto, el beso, como acción humana que es, podrá tener diferentes interpretaciones o definiciones culturales dependiendo de quién esté definiéndolo.

(Benditas clases del profesor Ángel Díaz de Rada de la UNED)

El beso en España tiene hasta canción, forma parte de nuestra cultura, vemos bien besarnos delante de otras personas, besamos a personas desconocidas cuando nos las presentan, besamos al saludarnos y besamos al despedirnos (véase desde un punto de vista pre-Covid19)

El beso en España, Manolo Escobar (1966)
La española cuando besa
Es que besa de verdad
Y a ninguna le interesa besar con frivolidad

El beso, el beso, el beso en España
Lo lleva la hembra muy dentro del alma
Le puede dar usted un beso en la mano
O puede darle un beso de hermano
Así la besará cuanto quiera
Pero un beso de amor
No se lo da a cualquiera

Dice la canción: la española cuando besa es que besa de verdad, supongo y espero que no solo ocurra con la española, sino que cuando una persona bese lo haga porque le apetezca.

También dice: lo lleva la hembra muy dentro del alma, le puede dar usted un beso en la mano o puede darle un beso de hermano, parece que es algo común y popular el diferenciar los besos románticos de los fraternales, dejamos un par de preguntas en el aire ¿se le da un beso en la mano igual a una amiga, a una hermana o a una pretendiente sexual? (oh, qué chorprecha, ¡pues va a ser que no!) ¿Y en una cultura en la que no se admiten besos también son capaces de diferenciarlos? Que el beso no se considere un fenómeno cultural universal no significa que no seamos competentes a la hora de reconocer conductas amorosas y/o sexuales.

Somos capaces de reconocer un beso previamente al beso, a través del lenguaje no verbal reconocemos “una mirada de anticipación que entienden todos los que alguna vez besaron en la boca y fueron besados” (Mántaras, 2020).

Pero igual que en España tenemos muy presente el besarnos (gracias a las personas árabes que nos trajeron la costumbre) en otras partes no está aceptado, viaja mentalmente a Baréin (donde está prohibido) y dime si te encajaría ver un beso apasionado como el que podría ver bajo la Torre Eiffel o frente a la Plaza Mayor, con o sin café con leche (pero que quede claro que las madrileñas no nos vamos abrazando en el metro).

Existen muchos tipos de besos, o realmente solo uno, pero en diferentes partes: mano, mejilla, frente, pelo, lanzados, en los labios, en la piel dolorida por un golpe o coscorrón, en la barriga o en otras zonas menos visibles.

Al igual que existen muchas connotaciones: amistosos, familiares, de compromiso, románticos, sexuales, incluso falsos (no te lo perdonaré jamás, Judas, jamás)…

Conjuntamente, aparte de tipos y connotaciones (culturales) algunas antropólogas evolucionistas sostienen que puede ser un mecanismo adaptativo al que se llegó para probar rápidamente la salud y la compatibilidad genética de una pareja sexual potencial, ya que no solo tienen componentes subjetivos y culturales, sino que también dispone de componentes objetivos y fisiológicos, un beso crea una tormenta química en la que intervienen 32 elementos anatómicos.

Aunque parece existir un predominio de lo cultural frente a lo instintivo, también este último factor tiene gran importancia en el acto de besar (…) Nuestros ancestros aprendieron a detectar el color rojo más fácilmente para ubicar frutos maduros esenciales en su supervivencia. (…) Muchas culturas antiguas destacaron los labios de las personas con tonalidad roja. Esto sugiere que establecieron una asociación entre los labios y un factor de supervivencia. (…) Apoyada la tesis instintiva” (Sánchez Cuevas, 2017)

Un equipo dirigido por el antropólogo William Jankowiak de la UNLV fue el primero en cuantificar la universalidad del beso romántico-sexual a través de un estudio transcultural. En él se demostró que los besos románticos y sexuales no son un comportamiento humano universal. Definieron los besos románticos y sexuales como “contacto de labios con labios intencionado, más enfocado y potencialmente más prolongado” y obtuvieron los siguientes resultados:

Ilustración 2. Resultados de la investigación

Como se puede observar, este tipo de besos está menos presente en las culturas y de manera significativa está relacionado con la complejidad de las sociedades.

Continuando con la definición cultural y emocional del beso voy a mencionar a Marcel Danesi, profesor de semiótica y antropología lingüística en la Universidad de Toronto quien “lejos de considerarlo como una huella evolutiva impresa en la genética humana, sostiene que es el resultado de una serie de eventos culturales: la necesidad de amor es universal pero la acción de amar es cultural-específica”. Este antropólogo es el autor de The history of the Kiss (2013), una investigación sobre el beso y su significado en diferentes culturas y momentos a lo largo de la historia.

Diversas culturas se saludan con besos, en España, Grecia e Italia con dos, mientras que aquí lo hacemos de mejilla derecha a mejilla izquierda en el hogar de nuestros vecinos italianos lo hacen a la inversa, de izquierda a derecha, además entre dos hombres griegos también se verá ese saludo, acción que los “machos ibéricos” españoles preferirán sustituir por un apretón de manos, que es “de hombres”.

Tampoco te sorprenderá saber que los antiguos romanos, se saludaban también con besos, además indicando con ellos su estatus social: besando diferentes partes del cuerpo del emperador pudiendo ir desde la mejilla a los pies.

Los besos forman parte de nuestro día a día, no solo interactuando con otras personas sino también con mascotas, objetos o incluso imágenes. Te parecerá habitual ver a una cristiana devota besando una estampita o un crucifijo, o a una persona besando una fotografía de un ser querido ausente (no descartamos la posibilidad de ver a algunas estudiantes de antropología besando un manga de Naruto o una agenda de conejitos nueva… no quiero señalar a nadie en concreto…).

Las diferencias culturales a la hora de besar son grandes y podemos incluso encontrarlas en un mismo país.

Como ocurre en Francia, donde la cantidad de besos puede variar de uno a cuatro, según en la provincia en la que te encuentres.

Puede observar en esta imagen publicada en Le Parisien, un periódico regional francés esas variaciones.

Ilustración 3. Mapa de Francia con los besos que dan al saludarse (Periódico Le Parisien)

Una vez que ya sabemos qué es un beso y que está directamente relacionado con la cultura podemos decir rotundamente que no, el beso no es universal.

Si te ha gustado esta publicación, danos amorcito y compártela en tus redes para que le llegue a más gente y podamos seguir publicando más post como este, que contar cosas es universal, pero estos post son específicos 🙂

Proyecto de Antropóloga y agente de cultura. Trabajo como Animadora Sociocultural. Me encanta leer. Pienso que como la sonrisa es cultural yo quiero saber sonreír en todas partes.

Maestra Pokémon. Futura Hokage. Hunter de tres estrellas. Trabajo con Robots y escribo para Soy Astrónoma y Soy Antropóloga. Tengo un ejército de pingüinos. ¡Qué escurridizo!

¡Comparte!
Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *